Noticias Atacama


Más de 150 docentes avanzan en la priorización curricular con el apoyo de Comunidades de Fortalecimiento Técnico Profesional
septiembre 29, 2020

A través de mesas de trabajo interregionales, más de 150 docentes de liceos técnico – profesionales de las regiones de Arica y Parinacota, Atacama y Coquimbo reciben acompañamiento y apoyo para hacer frente a los desafíos que el interrumpido año escolar y la enseñanza remota ha generado en el sistema educacional, especialmente, en la implementación del currículum en los establecimientos de formación técnica.

Ante este nuevo escenario surgen las Comunidades de Fortalecimiento TP, iniciativa implementada por las Redes Futuro Técnico de estas regiones que busca orientar a los docentes en el desarrollo de propuestas pedagógicas que les permitan lograr los aprendizajes de los estudiantes en el marco de la priorización curricular propuesta por el Ministerio de Educación.

La pérdida de horas de clases y el drástico cambio a una modalidad de enseñanza a distancia han dejado en evidencia las brechas existentes, convirtiéndose en un gran desafío para los docentes que han debido implementar diversas e ingeniosas medidas para asegurar la continuidad de sus procesos de enseñanza.

“Para suplir lo procedimental y los problemas de conectividad, estamos trabajando en procesos de tutorías de atención personalizada por teléfono con los alumnos, nos sentamos con ellos a hacer trabajos vía telefónica, a hacer la guía, a hacer el recurso que se les haya enviado igual que una cita”, explicó Katty Rodríguez, docente del Liceo Bicentenario Pablo Neruda de la región de Arica y Parinacota.

Si bien han podido sortear las dificultades con este tipo de medidas, agregó que “la priorización ha sido lo mejor que se pudo haber hecho en estos tiempos, sobre todo porque para un currículum tan amplio como el de la educación técnico profesional, más que un aprendizaje para el estudiante se estaba transformando en una carga tanto académica como emocional tremenda”.

En este contexto, las 20 mesas de trabajo que conforman las Comunidades de Fortalecimiento TP, se han transformado en una instancia relevante de orientación y soporte tanto para los docentes como para las comunidades educativas a las que pertenecen.  

Así lo manifestó Lilian Rojas, docente del Instituto de Administración y Comercio Estado de Israel de Coquimbo, al señalar que “las Comunidades contribuyen directamente en los aprendizajes, ya que a través de las experiencias podemos fortalecer las habilidades técnicas y sociales de nuestros estudiantes para enfrentarlos con mejores herramientas al mundo laboral”.

“Es trascedente y tiene una real importancia contar con una red de apoyo en la parte técnica- profesional de los establecimientos, porque a través de eso se puede intercambiar experiencias, se pueden valorar algunos aspectos relevantes logrados por otros establecimientos y se puede fortalecer las especialidades”, agregó sobre esta iniciativa Georgina Gallardo, docente en el Liceo El Palomar de Copiapó.

Desde el Liceo Alberto Gallardo Lorca C-22 de Punitaqui, Jorge Acosta destaca que “la forma práctica como estamos trabajando ahora no se había hecho, en los 35 años que llevo trabajando y participando de diversas iniciativas no había participado nunca en una planificación práctica de un modulo técnico profesional. Así es que se valora mucho esta invitación a participar en estas mesas. Por otro lado, también ha sido muy importante lo colaborativo, ya que participamos profesionales de diferentes ámbitos y todo lo que hacemos nace de un trabajo conjunto y de un consenso, considerando las ideas de todos y así todos nos sentimos respetados”.

Compartiendo experiencias: distintas regiones, mismos desafíos

Los docentes que participan de esta iniciativa han llegado a la conclusión que las dificultades a las que han hecho frente los más de 40 liceos representados en las Comunidades son similares pese a estar ubicados en distintas localidades e incluso regiones y para sus participantes ha sido fundamental poder conocer la experiencia de otras instituciones y cómo han hecho frente a estas problemáticas.

“En las mesas de trabajo hemos podido dialogar no solo sobre la priorización curricular y quiero destacar esos momentos de diálogo, de compartir, de intercambiar experiencias, de potenciarnos, de preguntar cómo lo hiciste tú, de decir muestra tu trabajo, qué guía utilizaste, porque uno tiene que compartir estas cosas y gracias al tutor, gracias a Carlos, que nos permite y nos incentiva a compartir las experiencias es muy, pero muy potente”, señaló Carlos Sepúlveda, docente del Liceo Pablo Neruda de Andacollo.

Más allá de los avances en la priorización curricular, una de las principales diferencias de las Comunidades de Fortalecimiento TP con otras iniciativas de este tipo es el trabajo colaborativo con docentes pertenecientes a diferentes regiones, lo que ha sido muy valorado por sus participantes.

En relación a esto, Carlos Sepúlveda agregó que “cuando se plantea esta posibilidad de hacer una mesa de trabajo de la misma especialidad pero de zonas diferentes se abre un nuevo espectro, en mi mesa no tengo a nadie de mi localidad, somos todos de zonas diferentes y eso yo lo encontré muy potente porque te permite contar tu experiencia abiertamente, te da la libertad de conversar y de hablar. Acá el enfoque está puesto en colaborar, en potenciar ideas y escucharnos, estoy muy contento de trabajar y participar en esto, creo que ha sido un acierto y de verdad que estoy muy agradecido con lo que estamos haciendo”.

Para Andrea Leria, docente del Liceo Jorge Alessandri Rodríguez de Atacama, “al principio era un trabajo desconocido, pero en las Comunidades de Fortalecimiento TP empezamos a trabajar con planillas que nos permiten poder ordenar el trabajo que estamos haciendo y, de esta manera, poder planificar y hacer actividades un poco más aterrizadas a los objetivos priorizados….esto nos va a permitir unificar un poco los criterios de lo que uno enseña y que los estudiantes aprendan en función de lo que después hacen en el terreno”.

En este mismo contexto, David Pozo del Liceo José Tomás Urmeneta de Coquimbo, señaló  que esta iniciativa les ha dado la oportunidad de“poder acordar criterios sobre cuáles son los objetivos y aprendizajes más prioritarios según la propuesta de priorización curricular y las realidades particulares de cada establecimiento educativo, y cuáles y cómo, se pueden abordar de forma remota y en un eventual vuelta a clases presenciales, según la realidad de cada comuna, adecuando las condiciones particulares de cada institución y poder entregar los aprendizajes mínimos necesarios a nuestros estudiantes para desenvolverse en la cotidianidad del actual mundo, con un enfoque disciplinario que les de la oportunidad de una movilidad social y las habilidades requeridas en el siglo 21 en medio de la revolución 4.0”.